jueves, 9 de mayo de 2013

Mujer arrodillada

Continuando con el análisis de la obra, hoy queremos centrar nuestra atención en otra de las mujeres que componen este extraordinario mural.
 
 

Antes del proyecto final de la obra, Picasso realizó numerosos bocetos, seleccionando algunos de los más significativos, donde sin duda el artista pretendía que la denominada " mujer arrodillada" apareciese en una actitud más dramática que la que encontraríamos en el mural final, donde el dolor quedaría concentrado una vez más en esos gritos que salen de las "bocas sumidero" de las otras mujeres  y que parecen oirse. Así lo vemos en el boceto de  Madre con niño muerto, 9 de mayo de 1937 realizado en lápiz y pluma, sujetando de nuevo a un bebe, arrastrándose por el suelo, lo único que se respetaría en la obra maestra del artista
 
 
Otros geniales bocetos, realizados en el mes de junio, en lápiz de color y aguazo gris, muestran rostros deformados, trágicos, con lenguas afiladas , como si de colmillos se trataran tal y como los propios niños identifican. Dramáticos rostros que Picasso sí eligió para Mujer en la ventana o Mujero con niño muerto, pero no para nuestra protagonista de hoy, mujer arrodillada, donde su rostro casi no muestra reacción alguna, donde su mirada está perdida en medio de una muchedumbre envuelta en terror.
 
 
Así pues, mujer arrodillada o reclinada, como señala Rudolph Arnheim, concentra su dolor en la herida de su pierna, con una hemorragia que trata de frenar sin éxito con su mano derecha, caminando hacia el centro de la composición. Parece acercarse a la yegua para poder descansar de sus heridas. Resulta impactante ver como su pierna la lleva arrastrada, parece que la muerte no la tardará en llegar.
 

 
 
Los autores señalan como esta descripción se ve reforzada con la colocación blanquecina del pie que arrastra con esfuerzo, en comparación con el otro que conserva un color más fuerte.
 
Debemos recordar los miembros desmebrados del "soldado muerto" ya visto en entradas anteriores, es esa idea de yacer con la misma colocación, que se ha querido ver como si se tratase de la périda de sangre. La hemorragia se deduce en un sombreado oscuro, que parece justo en la articulación dislocada de la pierna de la mujer.
 
De nuevo en cada uno de los personajes Picasso consigue presentar toda la crueldad y falta de sentido aparentes en el mundo, idea que no sólo se limita al mural y no nos queda tan lejos, pues en la actualidad también está presente en muchos lugares, lo que nos puede invitar a reflexionar...
 
 
 
Bibliografía utilizada:
 
ARNHEIM, R. El Guernica de Picasso: génesis de una pintura. Ed. Gustavo Gili, Madrid, 1976.
 
CALVO SERRALLER, F., El Guernica de Picasso, Ed. T.f., Madrid, 1999.

DE LA PUENTE, J., El Guernica, Historia de un cuadro, Ed. Sílex, Madrid, 1983.

LARREA, J., Guernica de Picasso, Ed. A. Press, Madrid, 1971
 
 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario